lunes, 23 de septiembre de 2013

Y claro.

Y si en algún momento quieres borrarme de tu mente será que nunca podrás hacerlo, porque el mero hecho de desearlo es causado por lo involuntario que se hace recordarme sin descanso.        Y claro.
Duele.

No hay comentarios: