martes, 10 de mayo de 2016

Anota esto.

No te sueño porque no duermo
No vivo porque no puedo morir
No me enfrento a nada porque no temo a nada
No te amo porque tampoco te quiero
No escupo porque no siento que me ahogo
No te como porque apenas te beso
No te echo de menos porque no te añoro
No bebo porque no existe mi sed
No te baño porque no quiero mancharte
No te seco porque no quiero limpiarte
No te sonrío porque no hay sarcasmo
No te miro porque no te veo
No te siento porque no te huelo
No te dejo porque no te tengo
No te aprieto porque no te agarro
No te suelto porque no te cojo
No te lamo porque no te observo
No te acaricio porque no te rozo
No te mimo ni te desprecio
No te digo la verdad pero tampoco te miento
No te enamoro ni te retengo
No te ato ni te encadeno
No te hablo porque no te conozco

Sedienta.

Perdona pero no solo por que vivas ya eres unx valiente, al igual que el hecho de que llores no te hace ser la persona más sensible del mundo, con esto te quiero decir que yo no fui una enamorada simplemente porque amara, y hubo gente que entendía ya por aquel entonces este concepto y no me llamaban sedienta cuándo bebía agua desesperadamente.

Soñando

Me pasé toda una noche besándole la espalda, mientras acariciaba su nuca, y le decía al oído cuánto me gusta dormir a su lado.
Me decía suavemente que me quería, a lo que yo le respondía que le amaría eternamente, y que ojalá todas las noches fuesen como esa, luego, abrí los ojos, y comprobé que todo había sido un sueño.

Nunca antes.

Ahora siento que no podría hablar de la vida aunque viviese si no lo estuviese haciendo por ti.

De la misma manera siento que es absurdo que mis manos toquen cualquier cosa si todas mis caricias no fuesen a parar a ti.

Y ahora tengo la sensación de que mis labios no tendrían ni idea de besar si no se hubiesen posado alguna vez en ti.

Por ello te pido que me dejes quedarme aquí, en la línea de tu boca, la que separa tus labios, la que separa la forma de cada beso que me das, y de los que no, permíteme bañarme en ella, asearme en ti.

D.D.C.B

Querer eternamente, querer sin esperar nada a cambio, querer, sin ninguna otra intención, querer en todos los momentos.

Ya no, inocente de mi, pensar que siempre estarías a mi lado.

A eso me acostumbraste, imposible se me hace pensar que ya no me estás esperando en casa.

La primera, no dudabas en acompañarme a cualquier lugar, tú me entendías, nuestro amor era incondicional, un amor que nunca jamás hubiese cambiado por ningún otro.

Hay una huella de tu minúscula patita en mi corazón de por vida.

Fue duro ver tus ojos redondos cada vez más tristes.

Parece que todavía te escuche, a veces tengo la sensación de sentir todo el peso de tu cuerpecito sobre mi, y cuando se abre suavemente la puerta, pienso que has venido a verme.

Es difícil acostumbrarme a que no estés, a veces, no puedo parar de llorar al recordarte, seguro que allá dónde estés, alguien te verá tan bonita que no podrá resistirse a cuidarte como yo lo hacía.