jueves, 1 de octubre de 2015

La perfección

Crees que la has encontrado alguna vez, en cualquier cosa, en un paisaje, en una persona.

Y digo crees, porque la perfección no existe, pero si existe pensar que sí, aunque ese pensamiento dure un instante, o un rato largo.

Y que nadie me abra a mi los ojos cuando me pase algo así.
D
ejadme estar un rato en esa bonita equivocación, en esa maravilla de creer en lo perfecto, en lo que pasa de lo sublime.
Me quiero ilusionar con ello, que de algo hay que vivir, dicen, y yo me lo creo.

Por eso yo nunca me creí perfecta, aunque de casi, no, que no, cada cual entiende la perfección a su manera.
Depende de gustos, de estados de ánimo, de modas.

Y es que para muchxs lo que para mi es tremendamente imperfecto para ellxs es (erróneamente) perfecto.

Ni una vez más.

Ayer salí a dar un paseo, era la excusa perfecta para buscarte, ya no es a la inversa.

Pero, ya no buscaré miradas para ver tus ojos y tampoco miraré donde no haya nada para creer que te veo una vez más.