jueves, 1 de octubre de 2015

La perfección

Crees que la has encontrado alguna vez...a que sí, en cualquier cosa, en un paisaje, en una persona...

Y digo crees , por que la perfección no existe, pero si existe pensar que sí, aunque ese pensamiento dure un instante, o un rato largo.

Y que nadie me abra a mi los ojos cuando me pase algo así, dejadme estar un rato en esa bonita equivocación, en esa maravilla de creer en lo perfecto, en lo que pasa de lo sublime, yo me quiero ilusionar con ello, que de algo hay que vivir, dicen, y yo me lo creo.

Por eso yo nunca me creí perfecta, aunque de casi, no, que no, cada cual entiende la perfección a su manera.

Depende de gustos, de estados de ánimo, de modas...

Y es que para muchxs lo que para mi es tremendamente imperfecto para ellxs es (erróneamente) perfecto.

No sé que esperabas de mí.

Que dejara de amarte como quién nunca te amó

Que mis labios olvidaran los tuyos como quién nunca los besó

Que mis manos tocaran otra piel como si nunca hubieran acariciado la tuya

¿Qué esperabas?

Que me olvidara de nuestras tonterias como si nunca hubiera estado contigo

Que no me afloraran las lágrimas como si nada de todo esto hubiese pasado

Dime que esperabas

Que diese un portazo sin acordarme que esa puerta la abriste tú

Que deje de soñar contigo solo porque tenga la certeza de que existes

Que deje de quererte, que deje de pensarte como si no te hubiese pensado nunca

Dime que esperabas

Acaso esperabas que dejase de esperarte

No lo haría ni sabiendo a ciencia cierta que no volverías.

Minuto a minuto

¿Sabes la luz que puede dar una gran llama de fuego?
Pues tú, que eres mi vela preferida en una habitación oscura y consumes mi oxígeno minuto a minuto.

¿Tú conoces algo del amor que puede llegar a dar una persona?
Tus demostraciones de afecto en cualquier lugar llamado a mi lado, consumiendo mis sensaciones minuto a minuto.

Ni una vez más.

Ayer salí a dar un paseo , era la excusa perfecta para buscarte, ya no es a la inversa.
Pero, ya no buscaré miradas para ver tus ojos, y tampoco miraré donde no haya nada para creer que te veo una vez más.

Eterno

Incrustas tu dedo en mi corazón, esto que tengo hueco debajo del pecho.

Te abres camino sin dejar si quiera que piense, sin darme tregua a aceptarle.

Lo abres y lo cierras, pero contigo dentro, eso es, lo cierras y te quedas, te quedas y me quema, y me encanta pero me quema.

Me doy cuenta que deben acostumbrarse mis párpados para apaciguar los desgarros, y así amar sin reparos, aunque tus caricias vengan a ser lo mismo que acariciar sin manos.

Aún así te quiero eternamente, y te tengo, aunque no, pero contigo mil y un amanecer..... contigo haría uso del verbo estremecer. El mejor.