martes, 4 de agosto de 2015

A lo lejos

A lo lejos escucho una voz.
Mientras la escarcha inunda mi vestido del mismo color que tus ojos esperanzados.
A lo lejos se que me amas.
Y suena suave, muy suave la canción de la que te hablaba.
A lo lejos retumba esa voz aterciopelada que deja de serlo cuando tu te enfadas.
A lo lejos mis zapatos nuevos se dan un baño cuando tu respiras aire contaminado por mi sudor, y seco por tus lágrimas no derramadas a tiempo.
A lo lejos sencillamente solo estás.
Al menos para mí.
Dime si hay algo más que no haya visto ya.
No me quedan ganas de  descubrir y menos de buscar.
A lo lejos harás conmigo lo que yo creía que harías cuando sin quererlo me enseñaste a amar.
A lo lejos te siento un poco más cerca que cuando no estás.
Un poco más cerca ahora que me has hecho otra vez llorar.
Y dirás que son cosas mías.
Que ni de lejos era lo que querías.
Y a lo lejos una señal me inunda las ganas de correr a escribirte una vez más, para decirte bien claro que: a lo lejos.
Así hemos de estar.

No hay comentarios: