martes, 10 de mayo de 2016

Nunca antes.

Ahora siento que no podría hablar de la vida aunque viviese si no lo estuviese haciendo por ti.

De la misma manera siento que es absurdo que mis manos toquen cualquier cosa si todas mis caricias no fuesen a parar a ti.

Y ahora tengo la sensación de que mis labios no tendrían ni idea de besar si no se hubiesen posado alguna vez en ti.

Por ello te pido que me dejes quedarme aquí, en la línea de tu boca, la que separa tus labios, la que separa la forma de cada beso que me das, y de los que no, permíteme bañarme en ella, asearme en ti.

No hay comentarios: