jueves, 1 de octubre de 2015

Eterno

Incrustas tu dedo en mi corazón, esto que tengo hueco debajo del pecho.

Te abres camino sin dejar si quiera que piense, sin darme tregua a aceptarle.

Lo abres y lo cierras, pero contigo dentro, eso es, lo cierras y te quedas, te quedas y me quema, y me encanta pero me quema.

Me doy cuenta que deben acostumbrarse mis párpados para apaciguar los desgarros, y así amar sin reparos, aunque tus caricias vengan a ser lo mismo que acariciar sin manos.

Aún así te quiero eternamente, y te tengo, aunque no, pero contigo mil y un amanecer..... contigo haría uso del verbo estremecer. El mejor.

No hay comentarios: