martes, 24 de septiembre de 2013

¿Me das un abrazo?

Cuanta gente mal abrazada.
Cuantos abrazos mal dados.
Es incontable la cantidad de abrazos mal sentidos...la de abrazos carentes de cualquier sentimiento positivo ,de algo real,carentes casi de brazos.

Cualquiera se cree que puede venir y estrecharte en sus brazos pensando que te va a hacer sentir algo.

Que sí...que lo importante es el hecho, que lo que cuenta es el intento,pero.... ¿por qué no intentan aprender a abrazar?

Es como aquel que escribe,que lo haga no quiere decir que lo haga bien....yo soy un claro ejemplo.

Con esto quiero decir que deberíamos poner en practica el significado de la palabra transmitir ....a estrechar en nuestros brazos al prójimo en un momento que merezca la pena,aquel momento en el que realmente se necesite,cuando vaya a cobrar sentido,cuando tengas la certeza que reclaman tus brazos, tu cariño, tu apoyo,cuando incluso tú que eres quién abraza pueda sentirlo de la misma manera que lo siente la persona abrazada.

A la mayoría de humanoides se les hace imposible distinguir el momento en el que se reclama un abrazo, y es ahí donde está el fallo que se viene cometiendo desde hace tiempo , de ahí es de donde viene la tendencia a ir desaprovechando abrazos como si no tuviesen ningún valor.... porque siempre creí en la calidad antes que en la cantidad ...porque prefiero tomarme un Café en Venecia que diez gintonics en la plaza del pueblo.

Y todo esto depende del valor que cada cual le de a las cosas.






Yo hace tiempo que comprendí el valor de ser estrechada en unos brazos que supieron abrazarme en el momento exacto, en el instante perfecto, en el lugar adecuado,con la intensidad necesaria y con la certeza de saber lo que hacían y el por qué,en ese preciso instante comprendí el valor de abrazar y cuales pueden ser sus bonitas consecuencias.

No hay comentarios: