jueves, 7 de marzo de 2013

El amante de Lady Chaterley.

El contempló la curva hermosa de sus caderas.
Era lo que le fascinaba hoy.
Como descendían hasta la sólida redondez de las nalgas.
Y en medio envuelta en el secreto calor,la entrada secreta.
Que culo mas precioso tienes.. dijo en su dialecto gutural y acariciante.
Es el culo más hermoso del mundo.
El culo más hermoso que pueda tener mujer alguna.
Cada trocito proclama que es mujer, decididamente mujer.
 No eres de esas muchachas de culo de botón, que parecen jovenzuelos.
Tienes un trasero autenticamente suave y redondo..como le gusta de veras a los hombres.... un trasero que podría sostener el mundo!

Mientras hablaba le acariciaba el trasero redondo , hasta que una especie de fuego furtivo afloró en sus manos. Y las yemas de sus dedos rozaron las dos aberturas secretas de su cuerpo ,una y otra vez , con una dulce sensación de fuego.

Me alegro de que cagues y mees. No quiero a una mujer que ni caga ni mea. Connie no pudo reprimir una súbita carcajada de asombro,pero el siguió impasible.

Tu eres real...eres real y hasta un poco puta. Por aquí cagas y por aquí meas, y te pongo las manos en los dos lados y me gustas por eso. Me gustas por eso. Tienes un auténtico culo de mujer...orgulloso de ti. Y no se avergüenza de serlo. Paso la mano apretada por los lugares secretos de ella, en una especie de íntimo saludo.

Me gusta. Dijo el. Me gusta.... y aunque viviese diez minutos , y te acariciase el culo,consciente de ello, consideraría que he vivido una vida entera.

Connie pudo evitar sonreir.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Quien lo sostuviera ahora entre sus manos, apretarlo y moldearlo, quien viera tus ojos ahora amor.